Obra de crecimiento de Juan Ramón Díaz, realizada como tarea dentro del taller de Inteligencia emocional y arte. Se retrata a sí mismo dentro de una esfera protectora, llena de La Luz y energía que él mismo irradia, cuando se encuentra armado, reforzado, por esa seguridad imperturbable que encuentra en el amor, el amor le daría la fuerza, La Luz y la vitalidad como coraza que derrota todos sus demonios, todos sus males, todas sus angustias, todos los sin sentidos, todo mal que ataca su deseo de felicidad en el Amor.

Obra de crecimiento de Juan Ramón Díaz, realizada como tarea dentro del taller de Inteligencia emocional y arte. Se retrata a sí mismo dentro de una esfera protectora, llena de La Luz y energía que él mismo irradia, cuando se encuentra armado, reforzado, por esa seguridad imperturbable que encuentra en el amor, el amor le daría la fuerza, La Luz y la vitalidad como coraza que derrota todos sus demonios, todos sus males, todas sus angustias, todos los sin sentidos, todo mal que ataca su deseo de felicidad en el Amor.